bob marley

bob marley

jueves, 6 de enero de 2011

RELASIONES DE UN PARASITO Y EL HOSPEDADOR

·        La relaciones entre un hospedador y un parasito son muy diversas, recibiendo diferentes nombres según el tipo de dicha relación.

·        De acuerdo ala necesidad que satisfaga el parasito en el organismo del hospedador, estas relaciones se denominan así:

COMENSALISMO:
Es el nombre que sele da ala relación entre un hospedador y un parasito, en la cual este ultimo se nutre de los productos que sobran del hospedador para quien no tiene ningún valor.

MUTUALISMO:
En ese tipo de relación tanto el parasito  como el hospedador se beneficio uno del otro indistintamente pero pueden vivir independientemente uno del otro.
            SIMBIOSIS:
   La simbiosis puede clasificarse atendiendo a la relación física entre los organismos            participantes: ectosimbiosis y endosimbiosis. En la ectosimbiosis, el simbionte vive sobre el cuerpo –en el exterior- del organismo anfitrión, incluido el interior de la superficie del recorrido digestivo o el conducto de las glándulas exocrinas. En la endosimbiosis, el simbionte vive o bien en el interior de las células del anfitrión, o bien en el espacio entre éstas.
INQUILINISMO:
El término inquilino se usa también para referirse a los invertebrados acuáticos que pasan toda o la mayor parte de sus vidas en las estructuras llenas de agua de ciertas plantas.



ENDOPARÁSITOS

El Taenia solium (solitaria) y el Taenia saginata son parásitos que utilizan a los bovinos (T. saginata) y a los cerdos (T. solium) como huéspedes intermediarios. El hombre se infecta al ingerir carne cruda o poco hecha que contenga larvas enquistadas. Cuando el hombre ingiere huevos de T. solium, puede aparecer una cisticercosis. En su fase adulta mide de 2 a 7 metros de longitud y posee escólex o cabeza con ventosas. Las consecuencias son molestias gastrointestinales ligeras, anorexia o aumento del apetito, náuseas o vómitos, vértigos y nerviosismo.

ECTOPARÁSITOS

El piojo de la cabeza, denominado Pediculus humanus capitis, pone sus huevos en los cabellos del hombre, e introduce su pico chupador en el cuero cabelludo, provocando la conocida y molesta picazón. Por el contrario, el Pediculus humanus corporis no vive sobre el cuerpo del hombre (como su nombre parece indicar) sino en su ropa. Lo que sí hace es picar el cuerpo (excepto cara, manos y pies).


No hay comentarios:

Publicar un comentario